La fotografía de producto es una de las facetas que el fotógrafo de estudio puede desarrollar. Aunque requiere un equipo de flashes, algunos accesorios y mucha paciencia, también es un trabajo con mucho potencial dada la necesidad de mostrar esos productos en tiendas on-line o en catálogos de alguna revista. Desde fotografías con fondo blanco con el producto aislado, a bodegones con puesta en escena donde se sitúa el producto en un pequeño decorado, resolver la iluminación puede llegar a ser un reto. Para hacer más fácil este trabajo aquí les  propongo un esquema de iluminación con dos luces que, juntas, solucionan la iluminación del producto y del fondo.

Equipo que necesitaremos:

1

Para realizar fotografía de productos es necesario contar con un equipo de flashes o de luz continua. Sin entrar en marcas de iluminación, lo que sí es necesario mirar de las fuentes de luz es su potencia. Para elegir qué potencia necesitamos, tenemos que tener presente la necesidad de usar una profundidad de campo grande para tener todo el producto enfocado y, en muchas ocasiones, también tener el fondo enfocado. Por otro lado, el equipo de iluminación que elegimos debe poder usar ventanas de luz, que también restan intensidad a la fuente de luz.

Mi recomendación es una potencia mínima de 500 w. Esto no quiere decir que con menos potencia no podáis hacerlo, pero una potencia de 500w hace nuestro equipo bastante versátil, no sólo para la fotografía de producto, sino también para otras aplicaciones de la fotografía de estudio.

Para iluminar los productos necesitaremos que la luz pase por un material difusor para tener sombras suaves sobre el producto. Podemos usar ventanas de luz, que colocadas en nuestros flashes harán que los rayos de luz cambien de dirección al atravesar el material difusor.

A la hora de elegir el tamaño de las ventanas de luz, tenemos que tener presente que si combinamos el tamaño grande de la fuente de luz con la cercanía al producto que fotografiamos, conseguiremos una sobra más suave. Si alejamos la fuente de luz, los rayos de luz son más paralelos y la sombra es más dura. Mi recomendación serán dos ventanas de 100 x 100 cm., pero también la configuración de ventana de 100 x 100 cm con otra de 60 x 60 cm es bastante buena.

Por último, necesitamos una mesa de bodegón que ayuda a que el fondo de papel se adapte a las formas curvas que provoca la visión sin fin. Si no tenéis mesa de bodegón, basta con sujetar el fondo con un trípode y darle la curva sobre cualquier mesa.

Esquema de iluminación para productos:

2

Con la premisa de crear una iluminación suave sobre fondo blanco, sin casi sombras, pero sin perder el volumen del producto, situaremos dos ventanas de luz, una cenital y la otra lateral, formando un ángulo de 90 grados, tocándose una con la otra.

La ventana cenital descansará sobre el fondo de papel, iluminando el fondo y la parte superior del producto. La ventana lateral dará volumen a nuestro producto, creando un degradado de luz. Una vez colocados los flashes y el producto, el trabajo está en ajustar la potencia de los flashes para tener una luz equilibrada, teniendo una relación de más potencia en la fuente de luz superior y menos potencia en la luz lateral, debido a que una luz está más alejada que la otra.

Desde este esquema de iluminación podemos realizar cuatro variaciones de manera fácil. Si las analizamos veremos cómo funciona este esquema.

3

Si apagamos la luz lateral, tendremos una iluminación cenital, que mantendrá el fondo iluminado. El producto tendrá sombra en la parte frontal y su proyección sobre el suelo será de la misma forma que el producto.

4

Si queremos eliminar la sombra sobre el producto, al esquema anterior, añadiremos dos reflectores blancos, uno a cada lado de la cámara. Con esto, conseguiremos eliminar la sobra, pero también el volumen del producto, teniendo una imagen más plana.

5

Si sólo dejamos encendida la luz lateral, lo primero que notaremos es que el fondo pierde iluminación y se potencia la sombra sobre el producto dándole más volumen. Para suavizar esta sombra y la que se crea sobre el suelo, añadimos un reflector en la parte contraria a la fuente de luz.

6

Si queremos una sobra más dura, mantendremos la luz lateral encendida y quitaremos el reflector. El efecto será más dramático, pero en ocasiones puede ser interesante.

Advertencia: este esquema de iluminación funcionará bien para productos u objetos opacos. Si quieren fotografiar productos de cristal o brillantes, el planteamiento debe ser diferente. Como en el esquema que tienen a continuación para fotografiar una botella de vino.

7

Como ven, el esquema necesita de cuatro fuentes de luz: las ventanas laterales, situadas un poco de contra, perfilarán la botella, creando las franjas blancas laterales, la luz semilateral iluminará la etiqueta y el capuchón y dedicaremos una luz para iluminar el fondo. Este esquema de iluminación necesita que la habitación esté completamente a oscuras para no tener reflejos de la pared u otros objetos sobre la botella.

Si no disponen de cuatro fuentes de luz, podéis iluminar la botella por partes y luego montarlas en Photoshop, abriendo todas las imágenes como capas y, usando máscaras de capa, unirlas para conseguir sólo una con todos los reflejos y zonas iluminadas juntas.

Consejos para la fotografía de productos:

Tener en cuenta estos consejos a la hora de fotografiar productos, les ayudará a ahorrar tiempo aunque al principio pareciera que retrasan la sesión.

Limpien el producto antes de fotografiarlo e intente no dejar huellas sobre el producto al manipularlo. Si pasa esto, es mejor limpiarlo que pensar quitar las manchas en Photoshop.

Usen un tele objetivo medio para no deformar el producto. A partir de un 70 mm. si usan full frame o un 55mm. si tenéis un sensor APS-C.

Nivelen bien el trípode y enderecen bien el encuadre. Si tienen que hacer una serie de productos, marquen el lugar donde se sitúa el producto para no tener que mover la cámara.

Midan bien la luz con el fotómetro de mano si usan flash y comprueben el histograma, si pueden trabajar con la cámara conectada a la pc, se les facilitará mucho el trabajo.

Espero que este esquema sea de gran utilidad, la fotografía de productos como dije al principio, requiere de mucha paciencia para hacer que la iluminación quede perfecta, pero, una vez terminado el trabajo, la recompensa es gratificante tanto para el cliente como para el fotógrafo.

 

Menú